arqueología mexicana
Rebeliones indígenas

ÍNDICE 111  
Rebeliones indígenas en México El levantamiento zapatista de 1994
La rebelión de 1428 de Tenochtitlan contra Azcapotzalco ARQUEOLOGÍA: El coatepantli de Tenochtitlan
Rebeliones contra Tenochtitlan El Monumento 41. Chalcatzingo, Morelos
La muerte de Cuauhtémoc Datos inéditos sobre la arqueología de la Huasteca
La rebelión de Nuevo México (1680-1692) GASTRONOMÍA: La cocina hñähñü u otomí
La resistencia armada maya HISTORIAS DE LOS CÓDICES: Códice de Huichapan
La Guerra de castas. Península de Yucatán DOCUMENTO: Mapa de Sigüenza

La muerte de Cuauhtémoc: ¿conspiración o pretexto?
Eduardo Matos Moctezuma


Códice Florentino, lib. XII, f. 63r

¿Hubo realmente una conspiración indígena para matar a los españoles o fue un pretexto para deshacerse de los dirigentes mexicas? Para tratar de dilucidar el asunto veremos tanto la versión española (Hernán Cortés y Bernal Díaz del Castillo) como la indígena (Chimalpahin y Fernando Alvarado Tezozómoc).

 

 

Cuauhtémoc con Mayehuatzin, gobernante de Cuitláhuac,
se disponen a organizar la defensa del último reducto, cercano
a Tlatelolco, de los mexicas en la guerra contra los invasores españoles. Ambos llevan la tiara y el manto que los distingue
como gobernantes, pero fueron dibujados sin armas de guerra;
llevan una fisga, una herramienta para la pesca.
Códice Florentino,
lib. XII, f. 63r.
Digitalización: Raíces

“¡Oh, Malinche, días hacía que yo tenía entendido que esta muerte me habías de dar y había conocido tus falsas palabras, porque me matas sin justicia! Dios te las demande, pues yo no me la di cuando a ti me entregué en mi ciudad de México” (Díaz del Castillo, 1953, p. 247). Estas palabras de Cuauhtémoc poco antes de ser ahorcado por órdenes de Hernán Cortés llaman a una reflexión profunda. Por un lado, el joven tlatoani tenía algunas evidencias de que el capitán español quería deshacerse de él y así lo manifiesta, y por otro lado le hace ver que su muerte no es justa. Las palabras de otro español, testigo de aquellos acontecimientos, no deja duda en cuanto a la ligereza y premura con que actuó Cortés. Me refiero a Bernal Díaz del Castillo, quien acompañaba a éste en su viaje a Las Hibueras. Dice así Bernal Díaz: “Sin haber más probanzas, Cortés mandó ahorcar a Guatemuz y al señor de Tacuba, que era su primo” (Díaz del Castillo, 1953, p. 247).
¿Hubo realmente una conspiración indígena para matar a los españoles o fue un pretexto para deshacerse de los dirigentes mexicas? Para tratar de dilucidar el asunto veremos tanto la versión española como la indígena. Empezaré con los dos personajes que fueron testigos presenciales de los hechos y nos dejaron relato de los mismos: Hernán Cortés en su última carta de relación al rey de España y Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

Los relatos de los españoles
Lo primero que llama mi atención son las razones que llevaron a don Hernán a llevarse a los gobernantes mexicas en su viaje a Las Hibueras. Lo anterior puede explicarse si pensamos que esto ocurrió por el temor que tuvo Cortés de que si los dejaba en Tenochtitlan podría darse algún alzamiento en contra de los españoles. Por lo tanto, no es descabellado pensar que una vez lejos de su tierra, lo mejor fuera quitarles la vida para de esta manera desalentar un posible levantamiento. Lo anterior implicaría que todo estaba urdido antes de emprender el viaje. Quizá de ahí las palabras de Cuauhtémoc: “días hacía que yo tenía entendido que esta muerte me habías de dar y había conocido tus falsas palabras”.

 

TEXTO COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA

_________________________
Eduardo Matos Moctezuma. Maestro en ciencias antropológicas, especializado en arqueología. Fue director del Museo del Templo Mayor, INAH. Miembro de El Colegio Nacional. Profesor emérito del INAH.




Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.