arqueología mexicana
Coyolxauhqui. La diosa de la Luna

ÍNDICE 102  
Coyolxauhqui. La diosa de la Luna El Museo Nacional en 1865
El Proyecto Templo Mayor. A más de 30 años El pecio Cuarenta Cañones. Joya arqueológica
Coyolxauhqui en el mito K’inich Janaab’ Pakal
El monolito de Coyolxauhqui.
Investigaciones recientes
ANTROPOLOGÍA FÍSICA: Una visión de la vida y de
la muerte en el México prehispánico
Las otras imágenes
de Coyolxauhqui
HISTORIA DE LOS CÓDICES: Los Códices de Azoyú
y el Lienzo de Tlapa
Coyolxauhqui y el Templo Mayor DOCUMENTO: Códice Magliabechiano
ARQUEOLOGÍA: La Piedra de Tízoc CUENTO: El caballo blanco

DOSIER

Coyolxauhqui
La diosa de la lunaCoyolxauqui
Coyolxauhqui tiene la cara adornada con cascabeles. En su cabello, adornado con plumones, se ve el cuerpo de una serpiente llamada maquizcóatl, relacionada con Huitzilopochtli, hermano de la diosa y su victimario. Foto: Boris de Swan / Raíces

En febrero de 2010 se cumplen 32 años de un hallazgo excepcional: la monumental escultura de la diosa Coyolxauhqui. La revista Arqueología Mexicana pone al alcance de sus lectores los testimonios de arqueólogos, historiadores, historiadores del arte, biólogos y otros especialistas que presentan estudios novedosos acerca de la escultura. Se presentan temas como una reciente traducción del náhuatl al castellano del mito que relata la lucha fratricida entre Coyolxauhqui y Huitzilopochtli; el estudio de las diversas imágenes que se conocen de la deidad, y un novedoso análisis de los colores con los que estuvo pintada originalmente la escultura. Además, se recuerda aquel momento trascendente en que el 21 de febrero de 1978 se recuperó la figura y cómo después de 32 años sigue teniendo plena presencia en el imaginario del mexicano.
En este número se conmemora el hallazgo de la escultura y se abordan las repercusiones que tuvieron las investigaciones en el ámbito tanto académico como social y político. La gente se sintió atraída por conocer la escultura y saber más acerca del Templo Mayor de Tenochtitlan. Las visitas se multiplicaron y fueron muchos los jefes de Estado, artistas, estudiosos del pasado y publico en general que pudieron observar los restos arquitectónicos del principal templo mexica y conocer los vestigios que la excavación iba recuperando de las entrañas de la tierra. Un equipo formado por diversos especialistas –arqueólogos, antropólogos, biólogos, geólogos, etc.– interpretaba el pasado que, después de alrededor de 500 años y aún más, salía a la luz para ampliar el conocimiento acerca del edificio que para sus constructores, los mexicas, se constituía en el centro del universo.
Las investigaciones continúan y es de esperar que nuevos datos se unan a los ya conocidos. La labor no termina con la excavación, sino que se prolonga más allá por medio del análisis de los materiales que permiten penetrar en el tiempo pasado para traerlo al presente.


Eduardo Matos Moctezuma




Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.