arqueología mexicana
Pintura Maya

ÍNDICE 93  
DOSIER: La pintura maya Las pinturas murales de Tulum y Santa Rita
Las pinturas murales de Bonampak El Códice París
Cuevas y pinturas rupestres mayas El Códice Madrid. Revela nuevos secretos
Las tapas de bóveda pintadas ARQUEOLOGÍA: Hallazgos en Tenochtitlan
Procedimientos, materiales y colores PIEZA: La lápida de Itzpapálotl, matlatzinca
El Vaso de Princeton DOCUMENTOS: Códice Tulane

PIEZA
La lápida de Itzpapálotl
Obra de arte matlatzinca

Carmen Aguilera

 

 

 

 

 

Nombre: Lápida de Itzpapálotl, Teotenango, estado de México.
Cultura: Matlatzinca.
Periodo: Epiclásico (700-900 d.C.)
Material: Piedra.
Medidas: Altura: 58 x 57 cm.
Localización: Museo Arqueológico Román Piña Chán, Teotenango, estado de México
Foto: marco antonio pacheco / raíces

En las excavaciones de Teotenango (1971-1975), estado de México –sitio que floreció entre 700 y 900 d.C.–, bajo la dirección del doctor Piña Chán, se descubrió una lápida de 58 cm de altura por 57 cm de ancho que se conserva en el Museo Arqueológico Román Piña Chán, que se encuentra en el mismo sitio. La pieza, ejemplo de la alta calidad estética que alcanzaron los artistas de ese tiempo, muestra en una de sus caras a Itzpapálotl, “mariposa de obsidiana”, diosa matlatzinca, acompañada por una fecha en un sistema calendárico no determinado. La figura tiene cabeza de buitre, cozcacuauhtli en náhuatl (Sarcoramphus papa), y cuerpo de mariposa (Rothshildia orizaba; identificada por el doctor Raoul Mac Gregor, 1969). La cabeza ve hacia la derecha y tiene un pico curvo entreabierto, ojo redondo, cabeza calva y cinco prominencias en la cabeza; su actitud es de agresividad. El tórax de la mariposa, inclinado un poco a la izquierda, consta de cinco segmentos. Del primero emerge un par de patas que son más bien brazos pues están encarnados para indicar el carácter humanizado de la diosa y al centro se ve un pectoral de oro, metal valioso asociado al fuego, mientras que en el cuello se encuentra un collar de 12 cuentas, que simboliza riqueza, el cual se encuentra desatado y se desliza, lo que significa pérdida y derrota.
Las dos alas derechas de la mariposa no muestran la parte interna, como sería de esperarse por la posición de la figura, sino la externa. En cada una se observa un disco atravesado por una línea, lo que indica el párpado del ojo; ésta es una convención para representar estrellas: los ojos de la noche, que junto con los de las otras dos alas suman cuatro, lo que da el nombre común de “cuatro espejos” a esta mariposa nocturna.
El artista unió los elementos de dos animales muy distintos para comunicar los rasgos simbólicos más significativos de la diosa. La lápida era venerada y los ministros encargados de su culto se apoyaban en sus elementos iconográficos para recitar las extensas oraciones dedicadas a la diosa. El artista eligió al buitre para la cabeza de Itzpapálotl porque sus atributos de vejez y antigüedad se adaptan a esta diosa guerrera y agresiva. El pectoral denota poder y fuego, ya que la diosa era una cacica poderosa cuyo cuerpo fue quemado. Sus alas de mariposa y las estrellas muestran su carácter astral y nocturno.
Itzpapálotl fue una cacica antigua que inventó la cacería y era la patrona de los cazadores. En los Anales de Cuauhtitlan se cuenta que:

Cuando los chichimecas vinieron, los guiaron cuatrocientos mixcoas hasta que salieron por los nueve lugares donde se pone uno negro (chicnauh tlilliuhcan), por sobre los nueve llanos (chicnauh ixtlahuatlipan) donde cayeron en poder de Itzpapálotl que se comió a los cuatrocientos /mixcoas/ y los consumió. Itzpapálotl les ordenaba: Tirad con el arco por Huitztlan, “entre las espinas”, el sur, en Huitznahuatlalpan, “el suelo limpio de espinas”, en Amilpan, “la sementera de riego”, y en Xochitlalpan “la tierra florida”, donde flecharéis un águila roja, un tigre rojo, una culebra roja, un conejo rojo y un venado rojo; y cuando hayáis vuelto de tirar con el arco, ponedlos en manos de Xiuhteuctli, “el señor del año, dios del fuego”, Huehuetéotl, “el dios antiguo”, a quienes guardarán los tres, Mixcóatl, Tozpan e lhuitl. Estos son los nombres de las tres piedras del hogar. De esta manera instruyó Itzpapálotl (mariposa de navajas), a los chichimecas. Sólo Iztac Mixcóatl al que se nombra Mixcoaxocóyotl (Mixcóatl el menor), huyó, escapó de sus manos y se metió apresurado dentro de una biznaga. Itzpapálotl arremetió contra la biznaga; salió de prisa Mixcóatl, luego la flechó repetidas veces y evocó a los cuatrocientos mixcoas que habían muerto. Estos aparecieron y en seguida la flecharon una y otra vez. Así que murió, la quemaron; con su ceniza se empolvaron y se pintaron ojeras (Anales de Cuauhtitlan, 1992, p. 3).

Al morir en la guerra, Itzpapálotl se convirtió en una mocihuaquetzqui o cihuatéotl, una de las estrellas que acompañaban al sol e hija de los dioses de la Vía Láctea, quienes crearon las estrellas, los dioses y los hombres (Histoire du Mechique, 2002, pp. 148-149). En el tonalpohualli, “cuenta de los días”, Itzpapálotl regía la 15a. trecena, ce calli, 1 casa, uno de los días en que bajaban las cihuateteo, y también la veintena de quecholli, decimocuarta del xíhuitl o año solar. En ésta los chichimecas se ataviaban como los mixcoas y con eso recordaban lo que Itzpapálotl les enseñó (Anales de Cuauhtitlan, 1992, p. 30).

_____________________
Carmen Aguilera. Maestra en historia del arte por la UIA. Doctora en historia por la UNAM. Investigadora de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores desde 1985.







Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.