arqueología mexicana
Las culturas de sonora

ÍNDICE 97 Las misiones, Sonora. Arquitectura e historia
Las culturas de Sonora Transformación y permanencia entre los seris
La historia prehispánica de Sonora ANTROPOLOGÍA FÍSICA : La momificación
La cultura hohokam del sur de Arizona EPIGRAFÍA :Nuevos hallazgos en la región Puuc
El Fin del Mundo, Sonora MITOS Y CUENTOS:Nacimiento del Sol y la Luna 2
La Playa, Sonora HISTORIA DE LOS CÓDICES:Códice Mendoza
Cerro de Trincheras, Sonora PIEZA: El chamán de Tlatilco
Manifestaciones gráfico rupestres, Sonora DOCUMENTO: Códice de Cholula
La Pintada, Sonora CUENTO HISTÓRICO :En capilla

La historia prehispánica de Sonora
Beatriz Braniff C.

El árido y magnífico territorio de Sonora, que ha sido parte de la historia de México desde tiempos prehistóricos hasta los recientes, ha sufrido de un gran olvido y descuido por parte de las recientes elites intelectuales y políticas del centro de México. De aquí que sea un verdadero desafío el intentar conocer su verdadera historia.

Historia prehispánica de Sonora
Edificación estilo Casas Grandes en la Sierra Madre (Sonora).
Foto: carlos Lazcano / proyecto méxico

Para conocer la historia de Sonora es necesario dividirla en dos tiempos: uno reciente, de 1850 d.C. al siglo XX, y uno antiguo, anterior a 1850 d.C. Esta división obedece a ciertos movimientos políticos y a una profunda diferencia en relación con los enfoques particulares de cada época.

El tiempo reciente: 1850 d.C. al siglo xx
Trágico fue aquel tiempo a mitad del siglo xix (1845-1853) cuando los recién independizados norteamericanos se apropiaron de la tercera parte de nuestro territorio. Como consecuencia de esas segregaciones se definió una nueva frontera con Estados Unidos (que conservamos a la fecha) y así se rompieron los lazos culturales indígenas, coloniales y recientes que habían existido desde antes del siglo xvi.
Los mismos norteamericanos –a partir de esas fechas–, sin respeto alguno por la historia llamaron y llaman a sus nuevos territorios el Southwest (Suroeste), que evidentemente es y ha sido nuestro noroeste. Como Sonora y Chihuahua tenían lazos antiguos con aquellas culturas al norte de la actual frontera, tranquilamente extendieron el término Southwest para incluir a esas dos entidades mexicanas. No sólo eso, sino que aplican ese término a los tiempos prehistóricos cuando ni siquiera existía Estados Unidos. En cuanto a México, en tiempos recientes (1925) se comentaba que José Vasconcelos, quien era secretario de Educación de México, decía: “En la estación Don termina la civilización y comienza la carne asada”; esa estación de ferrocarril se encuentra en la frontera entre Sinaloa y Sonora. Evidentemente, el secretario, quizás como producto de aquella pérdida de territorio que tuvo lugar setenta años antes, no tenía cabal idea de lo que aquel territorio de la “carne asada” había significado para México en tiempos prehispánicos, coloniales y aun recientes.
Es interesante reconocer, además, que la arqueología de Sonora así como la de los estados norteños era difícil de concebir en aquel entonces, ya que se encontraban en una posición geográfica y cultural ajena a los intereses de la arqueología oficial mexicana, la cual desde el siglo xix se ha enfocado generalmente hacia lo grandioso, lo complejo, lo bello y lo poderoso (lo que deja dinero del turismo): lo maya, lo mexica, Teotihuacan, Monte Albán, etcétera. Para los actuales habitantes del D.F. y los herederos de la tradición mesoamericana Sonora es solamente una tierra árida e ignota.

El tiempo antiguo: antes de 1850 d.C.
Afortunadamente, con la reciente creación de los llamados Centros Regionales del Instituto Nacional de Antropología e Historia (1972) pudimos llegar finalmente al Norte, que ya había sido visitado por colegas norteamericanos, algunos de gran renombre, como Charles Di Peso (en Chihuahua), William Wasley y Thomas Bowen, de la Universidad de Arizona, y Manuel Robles, de la Universidad de Sonora (en Sonora), cuyos informes y publicaciones fueron parte de mi primer ensayo: La frontera protohistórica pima-ópata en Sonora, México. Proposiciones arqueológicas preliminares (tesis de doctorado, unam, 1985).
El presente artículo se apoya en parte en esa antigua investigación y en gran medida en los varios y recientes artículos de Elisa Villalpando (en Braniff, coord., 2001). Los datos sobre los hohokam de Arizona, y sobre Trincheras, Sonora, que aparecen en este número de Arqueología Mexicana ciertamente nos ayudarán a definir, complementar y mejorar la información.

 

TEXTO COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA


_____________________
Beatriz Braniff C. Arqueóloga. Dirección de Etnohistoria, INAH. Interesada en el Norte de México y la Gran Chichimeca, así como en las conexiones entre el noroeste y el Occidente de México.







Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.