arqueología mexicana
CIUDAD DE México
GUÍA arqueológica

ÍNDICE 33  
Arqueología de la ciudad de México Clásico
Los orígenes Posclásico
Preclásico La Ciudad de México después de la Conquista

La ciudad de México después de la conquista

Mapa de México-Tencochtitlan , primer plano europeo de la ciudad de México
Mapa de México-Tencochtitlan atribuido a Hernán Cortés, ca. 1538. Es el primer plano europeo de la ciudad de México. Reprografía: Agustín Uzárraga / Raíces

El esplendor de México-Tenochtitlan, y el del resto de las poblaciones de la cuenca, llegó a su final con la toma de la ciudad por Hernán Cortés en agosto de 1521. A partir de entonces, junto con las profundas transformaciones en los ámbitos político, social y económico, se darían cambios fundamentales en la estructura territorial.
La reconstrucción de la ciudad dio inicio a principios de 1522, a partir de una traza establecida por Alonso García Bravo, que en alguna medida seguía la disposición de los canales y se orientaba de acuerdo con la dirección de dos de las principales calzadas: la de Tlacopan (hoy México-Tacuba) y la de Iztapalapa (hoy calzada de Tlalpan). Se distribuyeron los predios entre los conquistadores y se determinaron los espacios para los edificios públicos. Lo que había quedado del centro de la ciudad prehispánica fue prácticamente arrasado, y las piedras de los edificios fueron utilizadas para las construcciones virreinales. A pesar de esa intensa destrucción, bajo el subsuelo de la ciudad colonial permanecieron una buena cantidad de vestigios, que aparecían a lo largo de los siglos siguientes apenas alguien realizaba alguna excavación. Así se descubrieron dos de las esculturas más conocidas de la cultura mexica: la Piedra del Sol y la Coatlicue, en 1790, en la Plaza Mayor (hoy Zócalo). Desde entonces hasta ahora la antigua Tenochtitlan sigue arrojando testimonios de su antigua grandeza.
Un proceso similar se vivió en el resto de la Cuenca de México. Así, en varios de los poblados principales de la cuenca se fueron formando, en la mayoría de las ocasiones sobre los asentamientos relevantes de la época prehispánica, otros con trazo y elementos señalados por las autoridades españolas. En el gran conglomerado que ahora forma la zona metropolitana de la ciudad de México, varios de esas primeras poblaciones forman ahora colonias o barrios que conservan aquella primera disposición y en algunas de ellas, principalmente en los monumentos religiosos, aún es posible observar elementos del siglo XVI. Durante siglos, la ciudad de México no fue mucho más allá del área correspondiente al islote, pero a partir de finales del siglo XIX, de manera realmente explosiva, el área urbana se expandió más allá de esos límites. La zona que abarcaba los lagos de Texcoco y de México fue cubierta por la mancha urbana, lo cual provocó toda clase de problemas, y los pueblos otrora a la vera del lago quedaron en medio de una de las mayores aglomeraciones del mundo moderno.

 

TEXTO COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA




Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.