arqueología mexicana

Estado de México
Guía Arqueológica


ÍNDICE 35  
El estado de México en la época prehispánica Ruta 3. Chimalhuacán
Cronología del estado de México Ruta 4. Tenayuca
Ruta 1. Teotihuacan

Ruta 5. Huamango

Ruta 2. Texcoco Ruta 6. Malinalco

Huamango
Naturaleza, historia y cultura

El Valle de los Espejos, Acambay.
El Valle de los Espejos, Acambay.
Foto: Marco Antonio Pacheco / Raíces

Ocoyoacac
Durante su apogeo, Teotihuacan ejerció influencia sobre las regiones cercanas, de las que obtenía distintos productos para su enorme población. El valle de Toluca fue una de esas regiones, y en esa época contaba con un buen número de asentamientos, algunos de los cuales estaban claramente vinculados con la metrópoli. Ocoyoacac, cuyo apogeo ocurrió entre 450 y 650 d.C. y que muestra la influencia de Teotihuacan en el estilo de su arquitectura, fue uno de los más relevantes pues en ese entonces llegó a contar con una población considerable. Esta aldea tal vez fue uno de los sitios de paso entre las rutas de intercambio y tributación que había entre la Cuenca de México y el valle de Toluca. Al parecer tras la caída de Teotihuacan fue abandonada.

Calixtlahuaca
Aunque el nombre que ahora recibe es de origen náhuatl, significa “lugar de casas en la llanura”, Calix-tlahuaca fue uno de los asentamientos matlatzincas más importantes del valle de Toluca. Habitado desde el Preclásico, el sitio tuvo una larga historia durante la cual se relacionó con otros grupos mesoamericanos, como los teotihuacanos. Para el Posclásico, Calixtlahuaca ya era un sitio prominente en la región, cuya estratégica posición, entre los dominios mexica y tarasco, y notable potencial agrícola llevó a los mexicas a conquistar el área hacia 1474 d.C. A esta época de dominio mexica corresponde la mayoría de los edificios que ahora se observan, los que dada la topografía del lugar fueron construidos sobre terrazas.

Huamango
Se trata de un asentamiento otomí, cuyo nombre significa “lugar de vigas” o “lugar de madera sin labrar”. Con una ocupación que va de 900 a 1300 d.C., este sitio tenía una posición estratégica. Por un lado, su ubicación en la meseta de San Miguel le permitía vigilar el valle de Acambay; por otro era un punto donde confluían rutas de comercio de productos procedentes del norte y occidente. Huamango era un sitio de regulares dimensiones. El área que ahora se puede visitar corresponde sólo al centro cívico ceremonial del asentamiento e incluye, además de algunas estructuras habitacionales, edificios en los que se realizaban ritos dedicados a las principales deidades otomíes.

 

Textos completos en la edición impresa







Inicio . Ediciones anteriores . Número Vigente . Especial Vigente . Próximo Número . Suscríbete . Banco imágenes . Contáctanos
Quiénes somos . Otros productos . Anúnciate . Bolsa de Trabajo . Enlaces
©1993 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.